Ofrenda floral a Nuestra Señora de la Soledad, fiesta del barrio de Cirera

0
23

El pasado domingo 8 de septiembre, fue un día de maravillosas coincidencias en la parroquia Sagrada Familia de Cirera. Dentro del extenso programa de actividades de las fiestas del barrio, se incluía la ofrenda floral a la Virgen de la Soledad, cuya hermandad tiene sede en el barrio. El hecho de que este día tan especial coincidiera con el cumpleaños de nuestra Madre María hizo la celebración más relevante.

La fiesta se vio engalanada por la presencia del coro de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío Divina Pastora de Mataró, que nos acompañó con sus alegres y emotivos cantos. Además, de las numerosas personas que se dieron cita en esta celebración, a la  que se sumaron los fieles habituales de la parroquia, todas las cofrades y costaleras junto con sus familias, personas que ya no viven en el barrio pero que han mantenido su vínculo con él y con la hermandad; contamos también con la compañía del alcalde de Mataró.

Esta ofrenda floral se lleva a cabo en septiembre durante las fiestas del barrio, porque desde hace muchos años la hermandad ha promocionado la integración de la Virgen y de la iglesia dentro de las fiestas, para que la Virgen participe y bendiga todas las celebraciones. Esto se ha convertido en una tradición y más específicamente una ofrenda de gratitud de los vecinos del barrio de Cirera.

Esta integración se ha logrado en gran medida por el buen hacer de Pilar Sánchez e Inés Alejo quienes, desde los inicios de la hermandad, han estado en la directiva y que entre otras cosas han luchado por mantener el fervor y la devoción hacia la Virgen de La Soledad entre los vecinos del barrio de Cirera y junto con su parroquia la Sagrada Familia.

Después de casi 30 años Pilar e Inés deciden no presentarse a las elecciones de la nueva junta directiva, para dejar paso a las nuevas generaciones, confiadas en que el ejemplo que han dado durante estos 31 años servirá de guía a la nueva presidenta y el resto de valiosas mujeres que estarán dirigiendo la hermandad en los próximos años.

Por este motivo durante la celebración se rindió un emotivo y merecido homenaje al final de la celebración eucarística que cerró con el canto de la Salve Madre y los tradicionales “VIVAS” a  la Virgen de la Soledad y Madre de Dios.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here