Navidad en la Sagrada Família de Cirera.

0
161

Sin duda  la mayor riqueza de una parroquia son sus propios parroquianos, porque son ellos los que hacen iglesia, cuando, celebrando  la Eucaristía, viven la comunión con Jesucristo y el Espíritu Santo renueva el corazón de los fieles.

 En nuestra parroquia, que está en el barrio de Cirera y el Parque central, nos sentimos bendecidos porque esa riqueza nos viene dada además por las diversas culturas  de su gente, así como en el barrio, conviven catalanes, andaluces, extremeños, castellanos, murcianos o gallegos y cada año se ve a enriquecida con el Don de la “catolicidad” (universalidad) por la incorporación de feligreses de latitudes más lejanas.

Es así como en un domingo al mes podemos disfrutar de los cantos del coro rociero de la Divina Pastora de Mataró en la misa.  En otro, cercano al día 25,  celebramos en  honor al Divino Niño de Sudamérica, rezamos la oración dedicada a esta invocación, y al final hay bendición y reparto de dulces entre los niños, o compartimos la celebración de San Expedito de los argentinos, de la región del “Chaco” por nombrar algunos.

También, alguna vez hemos celebrado con admiración y gozo los cantos, el colorido de los vestidos y el “ritmo propio” de la gran fiesta que representa para los africanos, la primera comunión de alguno de los niños de su comunidad.

Toda esta diversidad se hace más evidente en la preparación y celebraciónde la Navidad. En Colombia, por ejemplo, esta celebración comienza con el día de las velitas, fiesta de vigilia de la celebración del dogma de la Inmaculada Concepción de María. La costumbre es que se encienden velas y faroles que se colocan en la calle y conducen a la iglesia donde se reza el rosario.  Luego los asistentes se llevan las velas a casa y las mantienen encendida como señal de vigilia y espera del nacimiento del Niño Dios.

Como dato curioso, los niños de catequesis en la parroquia rezaron el rosario completo con un comportamiento ejemplar. Además de la fiesta de las velitas hacemos la novena al Niño Jesús con su tradicional canto

Ven, ven Señor no tardes;
Ven, ven que te esperamos:
Ven, ven Señor no tardes;
Ven pronto Señor.

Es costumbre en nuestra parroquia que los niños de catequesis preparen un Belén artesanal que servirán también para reforzar la sencillez y la pobreza con la que ha nacido el hijo Dios.

Pero sin lugar a dudas lo más bonito es la representación del Belén que hacen los niños de la parroquia y que se lleva a cabo en la misa del día de la Sagrada Familia dando así realce a la fiesta de los patronos de la parroquia  y que  en el  año de 2016,  pudo ser disfrutado por el  cardenal Juan José Omella Arzobispo  de Barcelona.

Así que quedan todos cordialmente invitados a esta celebración de la Sagrada Familia el próximo domingo 29 de diciembre en la misa de 11:30

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here